Seguidores


Capitulo 58 ·FINAL PARTE I·


Alan
Estábamos acabando nuestro último año en la Universidad. El estrés de los exámenes hacía que todos estuviéramos tensos y Luc tuvo la maravillosa idea de disfrutar de la playa. Eso era lo bueno de estar viviendo en Sevilla: la playa. Aún recuerdo nuestro primer día aquí y sigo sonriendo.
Dejé la maleta encima de una de las camas, me senté y me quité las deportivas. Luc había dicho algo acerca de ir al baño, así que me dejé caer de espaldas encima de la cama y le esperé. Nastia y Eli compartirían habitación mientras que a mi me tocaba con mi colega de toda la vida. Lo malo es que su habitación estaba en el otro pasillo. 
Me llevé las manos a la cabeza y suspiré. Mañana empezaríamos las clases y yo sinceramente estaba sin ganas de estudiar ni hacer nada. El verano junto a Eli había sido genial. Con ella me divertía y me la pasaba bien en cada momento. Era como si con solo tenerla a mi lado podía ser feliz. Amaba la forma en la que hacía que mi corazón se acelerara con solo sonrojarse, o la forma en la que rodea mi cuello con sus brazos y presiona sus labios con los míos, mandándome un escalofrío que me recorre todo el cuerpo.
La puerta del cuarto se abrió, pero ni siquiera me molesté en comprobar quien era. Cerré los ojos y me quedé allí. Tumbado en la cama, con los pies colgando en el suelo. En seguida noté un cuerpo encima del mío y abrí los ojos justo a tiempo para ver la sonrisa juguetona de Eli.
-¡Maldición! Me pensaba que Luc se había vuelto gay.-Eli soltó una risita y se mordió el labio.- ¿Qué haces aquí cariño?
-Me encontré a Luc en el pasillo y decidí hacer un trato con él.-alcé una ceja y ella acercó sus labios a mi oído. Pude sentir su aliento caliente en mi piel y me estremecí.-Cambié de habitación. Espero que no te importe.

Puso su cara enfrente de la mía y nos miramos a los ojos. Esos ojos grandes y brillantes suyos que me miraban como si fuese un niño pequeño al que ella quería abrazar y tener contra su pecho.
-¿Cómo demonios lo haces?-le pregunté.
-¿Hacer qué?-me dijo frunciendo el ceño.
-Ponerme tan caliente.-Rápidamente le di la vuelta y fue ella la que quedó con la espalda pegada al colchón.-Espero que hayas puesto el pestillo.-le dije antes de besarla y acercarla a mi cuerpo.
-¡¡Alan!!-Me giré ante la voz de Luc, el estaba al otro lado de la puerta.-¿Piensas acabar hoy?
-Si, joder, ya voy.-mi voz salió ronca y Luc soltó una carcajada, obviamente, dándose cuenta del motivo por el que yo todavía no había salido de la ducha.
Y sí, allí estaba yo todo caliente y mis amigos esperándome para irnos a la playa. Giré el grifo y el agua empezó a salir helada. Eso era lo que necesitaba.

-Pensé que no acabarías hoy.-me dijo Eli en cuanto llegué al cuarto.
Ella se había quedado en mi cuarto desde el primer día en el que llegamos aquí, nunca volvió con Nastia. Teníamos que tener cuidado de qué no nos pillaran, pero como no venían a ver las habitaciones era fácil.
Miré a Eli. Llevaba un par de shorts vaqueros de talle muy alto, que le llegaban hasta la mitad de su tripa. Una camiseta blanca con la bandera de Reino Unido, de hombros caídos, dejando a la vista su bikini rojo. Unas vans rosas y una coleta alta, dejando caer su larga melena hasta su cintura. Últimamente Eli había comenzado a maquillarse más a menudo, pero nada en exceso. Era simplemente preciosa. Y era mía.
-Las chicas no sois las únicas que podéis tiraros dos horas en la ducha.
Sus labios se curvaron hacia arriba y se acercó a mi para darme un beso en la boca. Luego, sus labios bajaron por mi cuello y ella me mordisqueó.
-Hueles taaaan bien.
-Me acabo de duchar, ¿sabes?-le dije riendo.
-No Alan, tu siempre hueles genial.-ella pasó sus manos por mi pecho y sus labios seguían succionando mi cuello. ¡Maldición! Esto era lo último que necesitaba en este momento.
-Nena, yo que tu tendría más cuidado con lo que haces, o acabarás tumbada en esa cama antes de qué te des cuenta.
Ella se alejó de mí, me dio una sonrisa de niña inocente, cogió su enorme bolso y salió por la puerta guiñándome un ojo. La seguí fuera y nos encontramos con Nastia y Luc. Caminamos hasta la playa y mientras hablábamos y reíamos sin parar. Nunca solté la mano de Eli y de vez en cuando le daba un tierno beso en los labios y ella sonreía al igual que una niña pequeña.
Me saqué la camiseta y la dejé en el suelo, encima de la toalla. Eli hizo lo mismo con su ropa y tiré de ella hacia el agua. Sentí como mis músculos se relajaban cuando el agua hizo contacto con mis pies. Las últimas semanas habían sido duras y esto todavía no había acabado. La universidad era mucho más difícil de lo que yo pensaba.
-¿En qué piensas?
Eli estaba acurrucada en mis brazos y el agua nos cubría hasta el cuello.
-Solo estoy muy estresado por los exámenes.
Ella asintió y sonrió.
-¿Sabes qué? Te tengo una sorpresa.
Y así es como ella lograba sacarme una sonrisa de nuevo.
-¿A sí? ¿Y cuál es?
Ella se empezó a alejar de mí y mis músculos se tensaron. Alargué mi mano para cogerla pero ella negó con la cabeza y dijo que estaba bien. Comenzó a nadar y se paró a unos metros de mí. Mi boca cayó al suelo y ella reía.
-Aprendí a nadar.
-Ya veo...-murmuré.-¿Quién te enseñó?-Ella se encogió de hombros.
-Sam.
Sabía que él era un gran amigo suyo, pero aún así los celos invadieron mi cuerpo. Yo intenté enseñarle a nadar, Luc lo intentó, ¡hasta Nate lo intentó! ¿Y lo consigue Sam? ¿Cómo demonios? Y además, ¿cuándo? ¿Había estado viendo a ese tío a mis espaldas? Mis maños se convirtieron en puños a mis costados y me obligué a forzar una sonrisa.
-¿A si? Y...¿puedo saber como lo consiguió? Digo, los demás no pudimos.
-Bueno digamos qué él intentó con otros métodos.
Ahora si que veía todo rojo. Me acerqué a ella y clavé mis ojos en los suyos.
-¿Has estado viéndole?
-Por supuesto.
Abrí mis ojos aún más.
-¿Y por qué yo no lo sabía?-Su frente se arrugó.
-No pensé que...¡espera! ¡Estás celoso!-sus labios se curvaron hacia arriba.
-¡Por supuesto que lo estoy!
Ahora su boca cayó abierta.
-Alan, Sam solo es...
-Uno de tus mejores amigos, sí ya lo sé. Pero solo quiero saber, ¡¿como demonios pudo el enseñarte a nadar?!-ella se sonrojó.
-Bueno, porque el no estaba tan atento a como se veían mis tetas en un bikini sino como yo movía mis brazos.
Fue imposible no sonreír. Vale, tal vez me haya pasado un poco. Además el rubito tenía novia, ¿no?
-Lo siento.-acaricié su mejilla.-Solo es que no quiero compartirte y escuchar que el pintamonas pudo enseñarte a nadar me quema por dentro. Quería ser yo. Pero tienes razón, estaba muy ocupado viendo lo maravilloso que te queda ese bikini.-ella sonrió y acerqué su cabeza a la mía para besarla. Sus labios estaban fríos y húmedos por el agua, pero se sentían deliciosos.
-Te amo.-me susurró.
La levanté por la cintura y ella cruzó sus piernas alrededor de mi cuerpo.
-Yo también te amo mi pequeña niñera. Sé eso porque nunca antes había sentido esto con nadie.-le susurré al oído.
Y nos quedamos allí, en medio del agua, besándonos y susurrándonos promesas al oído. Ambos estábamos felices y eso era todo lo que importaba.
-¡Cogeros una habitación hombre!
Y por primera vez vi a Eli sacarle el dedo índice a Luc y gritarle:
-¡Qué te jodan!
¿Cómo no amarla?

___________________________________________________________
Me ha quedado bastante corto el último capítulo. Pero el epílogo es largo así que compensa. Espero que os guste (aunque a mi no me convence del todo :S )


11 comentarios:

  1. Sí que me encanta :D Pero, Alan y Eli no lo han hecho todavía no? :D

    ResponderEliminar
  2. ME ENCANTA ME ENCANTA ME ENCANTA ME ENCANTA ME ENCANTA

    ResponderEliminar
  3. Está genial, sólo tengo algo que objetar... Eh... En Sevilla no hay playa >.<

    ResponderEliminar
  4. Eh... Soy andaluza y NO, no hay playa. He estado muchísimas veces en Sevilla. Si observas el mapa, verás que Sevilla está rodeada de provincias, es imposible que haya playa. Te confundes con Huelva o con Cádiz.

    ResponderEliminar
  5. Está muy bien el capítulo, pero Maribel tiene razón, no hay playa, y sé lo que digo, vivo en el pueblo con una de las playas más cercanas a Sevilla, pero es de la provincia de Huelva :)

    ResponderEliminar
  6. ¡¿HE ESTADO ENGAÑADA DURANTE TODA MI VIDA?! Esto es triste chicas....-.-'' jejejeje gracias por la aclaraciión. Tanto Penny como yo nos pensábamos que sí, errores de la gente del norte ;)

    ResponderEliminar
  7. Mejor tarde que nunca ¿no? jaja ^^

    ResponderEliminar
  8. Pero yo había escuchado que las playas de Huelva se consideraban de Sevilla...¿No es así? ¿Me han mentido? D: Como dice Mika, errores de la gente del norte...Aunque es un poco triste no saberlo jaja (PD: que ilusión que la lea gente de Andalucía y más lugares *-*)

    ResponderEliminar
  9. No... Las playas de Huelva son de Huelva >.< Pero que es una simple confusión, mejor saberlo ahora que no seguir sin saberlo. Vuestra novela es muy buena, es lógico que os lea gente de muchos sitios ^^

    ResponderEliminar

 

¿Cuál es tu chico favorito?

¿Y chica?

Personajes secundarios. ¿Quién te gusta más?

¿Cuál es tu chico favorito?

¿Y chica?